2 de febrero de 2016

Hasta la vista 'Mr. Chelsea'

1 comentarios
 
El Chelsea se prepara para el adiós de una de las mayores leyendas de la historia de los blues. John Terry no estará en el recuerdo de los aficionados por su calidad, sus goles o por extraordinarios pases. Lo estará por su entrega, su liderazgo en defensa, pero sobretodo por su amor a la camiseta blue.


John Terry ha sido el capitán de la época más gloriosa de la historia del club. El defensa inglés ha logrado 16 títulos: 4 Premier League, 1 Champions League, 1 Europa League, 3 copas de la Liga, 5 FA Cup y 2 supercopas. El jugador con mayor palmarés de la historia del Chelsea.
El prototipo de jugador que todo entrenador quiere para su equipo, que se convierte en la extensión del técnico en el campo y que nunca se esconde sea cual sea el reto, siendo un ejemplo para los más jóvenes. 
Hasta en las situaciones más complicadas de su carrera, 'Mr. Chelsea' se ha mostrado siempre por lo que es, todo un capitán. Uno de esos momentos duros llegó en la final de la Champions League de Moscú, en 2008, cuando Chelsea y United se disputaban el título en la tanda de penaltis. Terry se disponía a tirar el lanzamiento y si marcaba su equipo se convertía en campeón de Europa. Desgraciadamente se resbaló y el balón pegó en un palo dando esperanzas a los red devils que acabarían imponiéndose tras el fallo de Anelka.
Tras el partido, Terry salió ante los medios muy afectado y asumiendo en gran parte la culpa por la pérdida del título soñado. A pesar de ese desgraciado lanzamiento, Terry fue incluido en el once de la UEFA de ese año y recibió el premio de mejor defensa de Europa, galardón que ha ganado en 4 ocasiones.


'Mr. Chelsea' comenzó a jugar en las categorías inferiores del West Ham pero a los 14 años se trasladó a las academias del Chelsea donde fue atrasando su posición de pivote defensivo a defensa central. Su debut llegó 4 años después, previo paso por el Nottingham Forest, Ranieri le dio la oportunidad de estrenarse en un partido de copa. 
Un año después, en 2001, ya era un habitual en las alineaciones en las que formaba una rocosa pareja junto con Marcel Desailly, del que dijo que "fue muy importante para mí porque me dio tranquilidad y me enseñó muchas cosas de este oficio".
En 2004 llegó el entrenador que le hizo el mejor central del mundo, y que le otorgó la capitanía: José Mourinho. Con el portugués se llegó a la mejor temporada de la historia del Chelsea con un récord de puntos (95), y la consecución del campeonato liguero. 
Muchos entrenadores han pasado a lo largo de su carrera pero ninguno le ha marcado tanto como José: "Ha sido el entrenador que me dió las alas para creer en mis sueños, así que le debo mucho"
Cuando parecía que todo se acababa para Terry, en la que entrenadores como Benítez no contaban con él y le relegaban al banquillo, apareció Mourinho para desterrarle y hacerle de nuevo un jugador importante en estas últimas temporadas. La pena es su último curso en la que el equipo no ha estado a la altura y está realizando una temporada para olvidar.

Por otro lado, es verdad que durante muchos años ha sido el central mejor pagado del mundo, pero también ha podido irse del club por mucho más dinero. En 2009, el Manchester City le ofrecía 15 M€ anuales, pero Terry dejó claro que no se movía del club de su vida: "Agradezco el interés pero mi equipo es el Chelsea y no me moveré de aquí".
Y eso es lo que llega al alma de los aficionados de un equipo: el amor por esos colores, el dejarse la piel en el campo, el partirse la cara por el equipo, y si encima eres parte importante de los éxitos, ya consigues la llave de ese equipo. Porque no cabe duda de que Terry es la esencia, el amo y señor del Chelsea, y su fútbol quedará en la memoria de Stamford Bridge para siempre.