14 de enero de 2015

La academia del Ajax

0 comentarios
 
Nos metemos dentro de la mejor academia, en todos los aspectos, que hay en el mundo del fútbol.
Se trata de 'De Toekmost'. La escuela del Ajax ha desarrollado y nutrido a grandes futbolistas a lo largo de la historia que han acabado en lo más alto de este deporte. 
La lista es interminable: Desde Dennis Bergkamp (llego con 11 años a la escuela), pasando por Van Basten (17 años), Edgar Davids (12 años), Kluivert (8 años), Sneijder (8 años), Van der Sar (11 años), Frank Rijkaard (11 años), y más nombres, así, hasta llegar al gran Johan Cruyff (10 años).


De Toekomst

Las instalaciones despuntan por su complejo arquitectónico. Compuesto por 8 campos de entrenamiento, un estadio con grada cubierta y un edificio donde se encuentran las aulas, vestuarios y oficinas.   
El club cuenta con un numeroso y excelente equipo de ojeadores que viajan por los alrededores de la ciudad de Amsterdam (también por África, Sudamérica y Norte de Europa) para captar posibles talentos. 
Una vez incluido en la academia, el jugador tendrá que demostrar cada año que puede continuar en la entidad. Para el Ajax no todo es técnica y velocidad. También tienen que demostrar su inteligencia y personalidad dentro y fuera del campo. 
Los estudios son primordiales. Llegaran al primer equipo los que demuestren una gran fortaleza física y mental. De ahí su lema: "Técnica, inteligencia, velocidad y personalidad." 

El objetivo de los formadores no es otro que el jugador desarrolle inteligencia táctica según la posición asignada en el campo y progresar en el aspecto táctico.
El balón como mejor amigo, a lo Oliver y Benji, es la base de todo entrenamiento en esta escuela. 


De Toekomst no tiene residencia. Los jugadores tienen que vivir con sus familias a no más de 35 km de los campos de entrenamiento. 
El Ajax dispone de autobuses que se encargan de los desplazamientos con un gasto 0 para las familias
Para todo aquel que soñó de niño con ser jugador de fútbol profesional, imagínense por un momento ser uno de los niños de esta escuela.
Sería como estar en un sueño, ¿verdad?