28 de diciembre de 2016

El fútbol en China: Mercado y estrategias

0 comentarios
 
El fútbol en China se ha convertido en un asunto de estado. Quieren albergar un mundial a corto plazo y quieren que su liga sea una de las más fuertes del mundo. El presidente de China, Xi Jinping, es el artífice de la nueva estrategia en el que además de los mencionados deseos, también buscan que el mundo occidental les asocien con cosas positivas como han hecho los jeques árabes invirtiendo en clubes europeos.



El grupo Wanda es accionista del Atlético de Madrid (2015).
- Rastar group compro el 45 % de acciones del Espanyol (2016).
- Sino-Europe Investment Management Changxing compro el Milán a cambio de 740 M€ (2016).
- El grupo Suning compró, en 2016, el 70 % del Inter por 270 M€ .
- Recon group compró el Aston Villa por 76 M€ en 2016.
- La sociedad china Desport se hizo con el 100% del Granada por 37 M€ (2016). 
- Un grupo de inversores de Lai Guochan se hizo con el 100% del West Bromwich Albion, por 177 M€ (2016).


Pero ahí no acaba la cosa. Desde que China Sports Media adquiriera los derechos de la superliga china por 1.150 M€, hasta 2020 (15 veces el presupuesto para deportes que ha tenido España en 2016), los clubes han empezado a reforzarse con jugadores de gran nivel europeo. Si antes llegaban para colgar las botas, ahora llegan para promocionar la liga a cambio de grandes cifras de dinero.
También el aumento de la popularidad del fútbol en las clases trabajadoras del país han propiciado toda esta locura que ha impulsado a grandes empresas a invertir en clubes como hizo Fortune Land Development con el recién ascendido Hebei Fortune, que contrató a Gervinho por 19 M€, o el grupo Evergrande comprando en 2010 el Guangzhou y convirtiéndolo en uno de los grandes del fútbol asiático (campeón de las 6 últimas ligas y dos Champions League asiáticas en 2013 y 2015).


Los clubes chinos pueden tener en su plantilla a 5 jugadores foráneos y solo tienen opción de poner en juego a 3 jugadores extracomunitarios, por lo que 8 siempre serán de nacionalidad china, siendo uno de ellos sub-23. Así que los clubes solo quieren fichar buenos jugadores para subir el nivel de sus plantillas. Oscar (61 M€) y Hulk (55 M€) en el Shangai SIGP, Teixeira (50 M€) y Ramires (28 M€) en el Jiangsu Suning, Jackson Martínez (41 M€) y Paulinho (15 M€) en el Guangzhou Evergrande, Pellé (15 M€) en el SD Luneng, Gervinho (15 M€), Lavezzi (6 M€) y M'Bia (6 M€) en el Fortune, o Guarín (13 M€), Tévez (11 M€) y Demba Ba (12 M€) en el Shenhua son los mayores ejemplos del dinero que se está invirtiendo para hacer más atractiva la Superliga china.

Pero más allá de las grandes inversiones en traspasos y sueldos, China tiene un problema que explica Li Ming, seleccionador sub19 chino:"Si queremos competir bien en un mundial debemos invertir en fútbol base. Necesitamos pensar en el futuro y tener paciencia. Espero que el entusiasmo por la inversión atraiga a mas gente al fútbol chino. Tenemos que construir una base para un largo periodo. Invertir en campos, educar técnicos y desarrollar nuestro propio estilo acorde a nuestros jugadores".

Por el momento, el plan del gobierno chino para hacer crecer el fútbol en China se basa en 3 etapas:
1ª etapa: Ya está en marcha la Construcción de 200.000 escuelas para producir 100.000 jugadores. Además se ha implantado una ley educativa en la que tanto en primaria como en secundaria se debe cursar obligatoriamente la asignatura de fútbol para niños. Me dan hasta envidia.
2ª etapa: En 2030 esperan tener una cancha por 10.000 habitantes
3ª etapa: Tras hacer lo más complicado, para 2050, esperan consolidar el fútbol como deporte insignia del país.

Después de esto queda claro que China, segunda potencia económica, quiere trasladar su poder al fútbol. Wenger dijo en su día que "si hay un deseo político muy fuerte, deberíamos preocuparnos". No sé hasta que punto llegará el crecimiento, pero lo que es seguro es que a partir de ahora estaremos más pendientes de sus movimientos. Los chinos con su capital han llegado fuerte para quedarse.