1 de diciembre de 2016

Zidane como si nada

0 comentarios
 
Apareció en el equipo blanco como un novato dispuesto a cumplir el reto de encauzar una plantilla que parecía perdida y sin rumbo en el curso 2015/2016. 
El equipo empezó a dar buenas vibraciones y se manifestó asaltando el Nou Camp, tras una dura derrota ante el Wolfsburg que les complicaba el pase para las semifinales de Champions. Se dijo que fue mera casualidad, la suerte del principiante. Poco se dijo de su gran planteamiento táctico que desestabilizo el ataque blaugrana. 
El Real Madrid logró remontar ante el Wolfsburg, pasó las semifinales ante el City y ganó la undécima al posiblemente mejor Atlético de la historia. También se dijo que fue suerte. Llegó la pretemporada y venció en la supercopa de Europa al Sevilla. Con eso de que era un novato, Zidane nada tuvo que ver. La nueva temporada comenzó y el equipo pasaba partido tras partido sin perder. Ha ido a Anoeta, al Vicente Calderón, al Signal Iduna Park de Dortmund, y el equipo ha salido reforzado pero nada he leído de la dirección técnica. Zidane no quiere hacer mucho ruido como tipo tímido que es, pero su carrera como técnico del Real Madrid está tremendamente buena. 



Solo hay que ver las estadísticas desde que asumió el cargo. La leyenda blanca lleva 47 partidos con 36 victorias, 9 empates y solo 2 derrotas
Ya ha superado a Ancelotti, que anotó 31 partidos invictos, y ahora tiene a tiro a Leo Beenhakker, que sumó 34. 

Me recuerda a Luis Enrique. El técnico blaugrana fue muy criticado y logró el triplete. Se dijo que fue la MSN y que el entrenador solo les dejó jugar. Muchas críticas ha recibido para llevar solo un año. Lo cierto es que ahí están las estadísticas y poco se habla de Zinedine Zidane.