1 de marzo de 2017

El fútbol no ha muerto

0 comentarios
 
En la emotiva despedida a Ranieri el otro día en el King Power Stadium, en donde su ex equipo recordó al grupo que llegó a derrotar Goliats y ser campeón, se pudo ver un funeral por la muerte del fútbol. Fue algo que sin duda me marcó porque estamos en una época dura pero: ¿Podemos asegurar eso de verdad?. 


Tenemos que seguir confiando en el fútbol, no duden de este deporte aunque se haya capitalizado brutalmente y esté en manos de prensa de deshecho rosa. La marcha de Ranieri es difícil de entender y nos hace ver una de las caras más negativas del nuevo fútbol. Los nuevos mandatarios que compran clubes como negocio y juguete no han entendido ni quieren entender que el fútbol es un sentimiento de los aficionados y eso no lo van a cambiar por muchos dólares que muestren. 
Los aficionados del Leicester dieron una lección de lo bello que es el fútbol, del sentimiento que despierta y todo lo que puede llegar a transmitir en la vida de cada uno. El abuelo Ranieri, con solo un año y medio en la historia del Leicester, ya está en el corazón del zorro y perdurará por siempre. 
Te han despedido, Claudio, y el fútbol sigue su curso porque vive de resultados, pero ahí queda tu obra perfecta, uno de los mayores hitos de la historia del fútbol. Conforme vaya pasando el tiempo se irá acrecentando la leyenda de la gesta de este grupo. Un equipo formado por descartes de otros equipos y con humildes fichajes que han acabado como estrellas de relumbrón y que siguieron las instrucciones de un abuelo que acabó consiguiendo la gloria deportiva que no había logrado en toda su carrera.
El fútbol no ha fallecido no, y nos sigue dando momentos bellos que enternecen la vida. Y eso no tiene precio.