25 de abril de 2014

Frikiplayer...Roman Kosecki

0 comentarios
 
Es verdad que Jesús Gil fue un ladrón estereotipo de la holgazanería política que hay en este país, pero también es verdad que llevó consigo un periodo de jocosidad extrema en el balompié, cuando llegaba ese mercado de fichajes y leíamos, en los periódicos deportivos, los fichajes que realizaba el Atlético de Madrid.
Uno de ellos, casi el máximo representante del "gilismo", fue Roman Kosecki.



Kosecki fue un delantero zurdo polaco que destacaba por su velocidad y por hacer buenas jugadas por su banda.
También corría el rumor de que se le daba bien jugar después de los partidos en las discotecas de Madrid.
Roman destacó en su país antes de dar el salto al Galatasaray turco. Allí pasó dos años para después pasar por nuestras memorias y llenar de comedia nuestras conversaciones mas futboleras.
En España jugó una temporada en el Osasuna (92-93) y dos en el Atlético de Madrid (93-95).
Lo mejor de todo es que Jesus Gil lo trajo como sustituto de Paulo Futre, que se marchó ese verano rumbo al Benfica.
Es por eso, que Roman vino muy presionado, y decepcionó bastante anotando tan solo 14 goles en 65 partidos y consiguiendo copas solo en sus salidas nocturnas.

Después paso por numerosos equipos como el Nantes, Montpellier y Legia de Varsovia, para acabar su carrera en los Chicago Fire.
Como Internacional marcó 19 goles en 69 partidos sin mucha historia.


En la actualidad es diputado en el parlamento de Polonia por un partido de ideología democristiana.
Su hijo, Jakub Kosecki, juega de centrocampista en el Legia de Varsovia y ya es internacional.
No tiene pinta de frikiplayer como su padre, el gran Roman Kosecki.