30 de julio de 2014

Frikiplayer...Juninho Paulista

0 comentarios
 
Uno de los jugadores, con más talento, que se ha enfundado la camiseta del Atlético de Madrid (o por lo menos que yo he visto) es Juninho Paulista.


Juninho brilló en el Middlesbrough


El jugador brasileño se dio a conocer en el boro. Ya en su país natal había dado verdaderas exhibiciones con el Sao Paulo donde consiguió, entre otros trofeos, la copa Libertadores y la copa Intercontinental. 
Bryan Robson, por aquel entonces entrenador del Boro, convenció a Juninho para fichar por el equipo inglés.
El Middlesbrough era un equipo usual de la Premier League, que soñaba con ser más grande. El proyecto no salió como se esperaba ya que terminó descendiendo, pero Juninho exploto todas sus cualidades y llamo la atención de los grandes.
Era 1997 y Juninho fichó por el Atlético de Radomir Antic. El equipo colchonero, que dos años atrás había conseguido un histórico doblete, tiro la casa por la ventana fichando también al grandisimo Killer, Christian Vieri. 

Juninho tuvo mala suerte en el Atlético
Los primeros cinco meses de Juninho como rojiblanco fueron extraordinarios, marcando diferencias, incluso, marcando goles importantes como el que anotó en el Santiago Bernabéu en la primera jornada de Liga que acabó en empate a uno.
Su prodigiosa carrera se partió en pedazos cuando en Enero del 98, en el Estadio de Balaidos, un joven Michel Salgado le rompió su tobillo izquierdo. Adiós al Mundial de Francia 98.
El crack brasileño volvió un año después, pero ni él ni el Atlético eran los de antes. El club, que estuvo entrenado por Arrigo Sacchi y Claudio Ranieri, no contaron con Juninho que acabo saliendo del club. 

Fichó por el Vasco da Gama donde consiguió recuperar parte del nivel que tenía antes de la lesión. Scolari confió en él para formar parte de la Selección nacional que llegó a ganar el Mundial 2002. Juninho cumplió su sueño y jugó de titular los tres primeros partidos del campeonato y disfrutó de 15 minutos en la final en la que Brasil derrotó a Alemania por 2-0 con un grandioso Ronaldo. 

Después de ese gran éxito volvió al Boro por un año (consiguió la Carling cup) y acabó su carrera deambulando por diversos equipos (Celtic, Palmeiras o Sydney) con más pena que gloria.
Después de retirarse oficialmente en el Sydney FC, se convirtió en presidente del Ituano, equipo de la serie c y club de origen de Juninho (volvió a jugar 14 partidos en el club).
A dia de hoy, Juninho permanece en ese cargo y es una leyenda del club.