13 de octubre de 2014

La Francia del 98-2000

1 comentarios
 
La primera selección de la historia que consiguió Mundial-Eurocopa de manera consecutiva fue el combinado francés (98-2000). Ya lo había hecho antes Alemania (Euro 72 y Mundial 74), pero de manera inversa. 

Esta selección empezó a cimentar su bloque de éxitos en la Eurocopa de Inglaterra 96. 'Les Bleus' consiguieron alcanzar las semifinales donde cayeron en penaltis ante la sorprendente República Checa. En este torneo ya empezamos a ver las primeras pinceladas artísticas de Zidane y la férrea linea defensiva capitaneada por Blanc y Desailly.


Zidane fue el héroe de la final en el Mundial 98

El Mundial fue una obsesión para los franceses desde que se supo que iban a ser los organizadores del evento. La selección de Aimé Jacquet era una selección conservadora y física que especulaba en su juego y dependía de las genialidades de Zidane y Djorkaeff
Conquistaron el Mundial al derrotar en la final, por 3-0, a la Brasil de Ronaldo (la gran favorita). El camino fue mucho más complicado que la propia final ya que tuvieron que derrotar en la prórroga a Paraguay (octavos de final), ganar por penaltis a Italia (cuartos), y remontar un 0-1 ante Croacia (semifinales) con un prodigioso Lilian Thuram que marcó los dos goles de la victoria. Fue un camino muy complicado en el que el factor suerte y el creer hasta el final para dar un mundial a su país resultaron clave para la consecución del título. 

También fue denominada como la 'Francia multirracial' por ser una selección compuesta por jugadores de varias etnias que dieron un golpe contra el racismo y la xenofobia del país. 


FRANCIA 98                                                                                          FRANCIA 2000

Tras el éxito del 98, Aimé Jacquet dejó su cargo de seleccionador y Roger Lemerre ocupó su lugar. Este último fue fiel al sistema de juego y al bloque de jugadores que dieron la primera Copa del Mundo a Francia. 
El equipo se mostró más maduro que el del 98, Vieira aporto contundencia física en el centro del campo, Henry terminó de explotar y Zidane, que estaba en su mejor momento, dio una lección de fútbol en esa Euro del 2000
Francia quedó encuadrada en el grupo de la muerte. Ganó sus dos primeros partidos a Dinamarca y Rep.Checa, y perdió ante Holanda que era una de las anfitrionas del torneo. En la fase final pasó por tres momentos complicados que se solventaron de manera positiva: En cuartos cuando Raúl erraba un penalti que hubiera llevado el partido a la prórroga, en semifinales cuando tuvo que remontar, como en Francia 98, un 1-0 ante Portugal (Estratosférico Zidane), y en la final cuando Wiltord empataba a 1 el encuentro, en el minuto 94, que hundía la moral de una Italia que se veía campeona
Francia tuvo la suerte del campeón pero fue totalmente merecedora de ese campeonato.

Fue una selección digna de recordar con un perfecto orden táctico y que tuvo a uno de los mejores jugadores de la historia, el quinto grande, Zinedine Zidane.