18 de diciembre de 2014

Brescia de recuerdo

2 comentarios
 
Puede que haya quedado en el olvido para muchos aficionados, pero es muy reconfortante encontrarte con este tipo de curiosidades que hacen aún más hermoso este deporte.
Tengo que decir que a mi me ha costado recordar la maravillosa época que vivió el Brescia a comienzos de siglo donde llegó a conseguir su mejor posición en la Serie A (7ª posición) y donde llegaron a a reunirse un elenco de jugadores que han marcado una época.


Baggio y Pirlo en la temporada 2000-01
Para situarnos, debemos ir a la temporada 2000/01 cuando llega a los banquillos del recién ascendido Brescia, el veterano entrenador Carlo Mazzone y trae consigo a un Roberto Baggio que llegaba de una época dura en el Inter. En ese Inter de Milán coincidió con un joven mediapunta que apuntaba a estrella: Andrea Pirlo.
Sus caminos se volverían a encontrar en este club en el que, curiosamente, Pirlo debutó como profesional en la temporada 1994/95.
Tan solo fueron 5 meses el tiempo por el que el Inter le había cedido al Brescia en busca de minutos (De enero a Mayo del 2001). 
Para Pirlo fue crucial esta época. Carlo Mazzone fue el primer entrenador en utilizarle en el centro del campo. Su rendimiento fue mayor del que se esperaba y su posición natural, que era la de tricuartista, se convirtió en una secundaria.
En este Brescia vimos a un Roberto Baggio estratosférico. Un jugador que se acercaba al final de su carrera y que engrandeció su leyenda. 
Los tifosi del club lombardino siempre tendrán en el recuerdo este gol, conexión Pirlo-Baggio.



Para la temporada siguiente, a pesar de la pérdida de Pirlo, el Brescia dio un salto de calidad incorporando en sus filas a Guardiola, que se marchó del Barça por la puerta de atrás, y Luca Toni que se convertiría en uno de los delanteros top de la década.


Baggio, Appiah y Guardiola

Cierto es que en las siguientes temporadas no consiguieron igualar el séptimo puesto, pero era atractivo ver en el mismo equipo a Guardiola y Baggio secundados por otros jugadores como el ya mencionado Toni, Stephan Appiah, Antonio Filippini, Bonera o Matuzalem. 
El rendimiento fue notable, ya que hay que añadir que Baggio fue baja por lesión en los ligamentos en la temporada 2002/03 y Guardiola fue suspendido 4 meses por su positivo por Nandrolona. 
¿Qué hubiera ocurrido de no pasar tales episodios?
El número 10 fue retirado cuando Baggio anunció su retirada en 2004. Y no es para menos, fue la época dorada de un club humilde que llegó a plantar cara a los clubes italianos más poderosos.