21 de diciembre de 2015

El Leicester y su efervescencia

0 comentarios
 
La Premier me enamoró en la temporada 95/96 cuando el Newcastle de Keegan le disputó el título al Manchester United en un final de curso emocionante. Por ello, fascinado me hallo porque el fútbol inglés ha vuelto con su encanto de antaño, cuando equipos humildes formaban un gran bloque y luchaban contra los poderosos, los transatlánticos, por el campeonato. 



El Leicester retornó la pasada campaña a la Premier tras más de una década en la Championship. El equipo permaneció en descenso durante todo el transcurso de la temporada del curso pasado pero una buena racha de resultados, al final, les dio la salvación. En verano, la directiva decidió prescindir de Nigel Pearson y contrató a Claudio Ranieri. Un movimiento muy criticado en la hinchada de "los zorros" que estaban encantados con la labor del extécnico. 
Pronto se olvidaron del cambio y observaron que el equipo mantenía la misma linea que en los últimos partidos del pasado curso. Así valoraba Ranieri a sus jugadores cuando llevaba tan solo un par de meses en el club: "No me ha sorprendido esta plantilla. Pude ver muchos partidos el año pasado y me gustó como jugaban. Ahora puedo decir que veo mucho potencial en este grupo humano"
El técnico italiano ha sido inteligente y ha pulido los defectos de este equipo. El Leicester mantiene el mismo bloque del año pasado. Schmeichel, hijo de la leyenda del United, es un seguro en la porteria. Morgan, Kanté y Drinkwater son claves en el rocoso mecanismo defensivo que intenta recuperar el balón para matar a la contra con el talento de Mahrez (comprado al Le Havre por 400.000 libras) y el instinto goleador de Vardy. 
En verano incorporaron a Inler (7M€), Kanté (8M€), Okazaki (11M€) y Huth (3M€). Salvo Inler, los demás son muy importantes para el técnico italiano. Este suele ser su once ideal en el que Ulloa y Okazaki se rotan el puesto.


Hace un año, el Leicester era último en la tabla y eran favoritos para descender. Los de Ranieri recuerdan al Blackburn Rovers de Sutton y Shearer que en 1995 lograron alzarse con el campeonato. De momento siguen arriba en la tabla e intentaran proseguir con su óptimo estado de forma para hacer historia. 
Ganar a los poderosos, al fútbol de los jeques, ojalá que no pierdan fuelle. Yo me mojo, voy con el Leicester.