9 de julio de 2014

08/07/2014 El 'Mineirazo'

0 comentarios
 
Para los anales de la historia de los mundiales quedará una de las semifinales del Mundial de Brasil en el que la anfitriona cayó estrepitosamente por 1 a 7 frente a una Alemania 100% eficaz.

Alemania se mostró intratable
Alemania partía, ligeramente, como favorita para el partido. La baja de Neymar y Thiago Silva llenó de pesadumbre a la torcida brasileña, que días atrás se las prometían muy felices.
El partido empezó con la clásica agresividad brasileña que le ha ido tan bien durante el torneo. Pero llegó el primer gol en un corner, en un fallo clarisimo de marcas de la defensa canarinha. Müller, que se mueve como pez en el agua en el área, aprovechó ese regalo para marcar y dejar a Brasil más hundida psicológicamente. 
El juego veloz de los teutones se mostró imparable y los goles fueron cayendo uno tras otro (4 en 6 minutos), Mención especial al segundo gol de Miroslav Klose que le convierte en el máximo goleador histórico de los mundiales (16 en total).
Grandes protagonistas de este baño histórico son Toni kroos y Sami Khedira. Su presión asfixiante, su colocación y llegada hicieron que pareciera un partido demasiado fácil. 
Vimos a una 'canarinha' muy cansada y con muchos errores, de principiante, en defensa: La pareja medular Fernandinho-L.Gustavo no fue ese esperado muro de contención. La pareja de centrales fue demasiado tierna. Marcelo dejo muchos huecos en su banda y no fueron eficaces las ayudas de Hulk y Luiz Gustavo. Como resultado, llegaron 4 goles por esa banda. 

Alemania les llegó en el peor momento posible, un equipo que llevaba esperando este momento más de 5 años.
Brasil apretó en la segunda parte, más por parte de la relajación del centro del campo teutón que por otra cosa. 
La canarinha se despertó del sueño con un buen baño de agua fría y dejando en evidencia las carencias que ya comente en su momento. (Sin delantero centro peligroso, convocatoria pésima de Scolari, mucho físico, poco talento y mucha Neymardependencia).
Alemania luchará por ganar el mundial 24 años después y tendrá la oportunidad de ser la primera selección europea que gana un mundial en América.

Los abuelos contaban la historia del Maracanazo. Pues bien, nosotros ya tenemos la del 'Mineirazo'.