14 de abril de 2015

El otro 10: Eduardo Galeano

0 comentarios
 
Se me hace duro escribir sobre Eduardo Galeano, sobran las palabras que el tanto amaba. Sus obras están y permanecerán para hacer pensar y emocionar al lector. Tricuartista debía darle un homenaje porque, seguramente, él ha sido una de las causas por las que existe Tricuartista
Amante del fútbol, hincha de Nacional de Montevideo, que reconoció que "con el paso del tiempo no pude más que confirmar que además de ser hincha de Nacional, soy sobretodo hincha del buen fútbol". Con su pluma de oratoria y su prosa mágica, dedicó una obra a la cosa más importante de las menos importantes, y se titula "El fútbol a sol y sombra" (altamente recomendable). Fue publicado en 1995 y, según su autor, era "una tentativa de convertir a los paganos. Que perdieran el miedo a los libros los que aman el fútbol, pero desconfían de los libros, y que perdieran el miedo al fútbol los que aman los libros, pero desconfían de las canchas".



El escritor uruguayo nos ha dejado numerosas frases (difícil elegir entre tantas) que quedarán en el recuerdo. Él reconoció que su sueño de niño era "ser jugador de fútbol como todos los niños. Jugaba de 8 y me fue muy mal porque era un pata dura terrible. La pelota y yo nunca pudimos entendernos, fue un caso de amor incomprendido".

En su pensamiento crítico, Galeano dejó muchas perlas. Me quedo con esta: "Hay dictaduras visibles e invisibles. La estructura de poder del fútbol en el mundo es monárquica. Es la monarquía más secreta en el mundo: nadie sabe de los secretos de la FIFA, cerrados a siete llaves. Los dirigentes viven en un castillo bien resguardado". 

Es autor de la teoría sobre Leo Messi: "Creo que Messi es como un caso único dentro de la humanidad. Es el único en capaz de llevar la pelota adentro del pie. Se dice que Maradona la llevaba atada, pero Leo la lleva adentro, es algo inexplicable. Vos ves que le persiguen 2, 11, 22 rivales para sacarle la pelota y no hay manera de sacársela, ¿Por qué? Porque la buscan afuera del pie, y esta adentro".

Ferviente seguidor de Maradona, para él también tuvo palabras. "Se convirtió en una especie de Dios sucio, el más humano de los dioses. Eso explica la veneración universal que el consiguió más que otro jugador. Dios sucio que se nos parece: Mujeriego, borrachín, parlanchín, tragón, irresponsable, mentiroso, fanfarrón, pero los dioses por muy humanos que sean nunca se jubilan"
Maradona ha querido despedirse de Galeano y ha escrito una emotiva carta donde resalto lo siguiente: "Gracias por enseñarme a leer fútbol. Gracias por luchar como un 5 en mitad de la cancha y gracias por meterles goles a los poderosos como un 10. Gracias por entenderme también. Gracias Eduardo Galeano, te voy a extrañar".

Para mí, la vida es como un partido de fútbol. Intentas, deseas ganar intentando meter muchos goles que te dan felicidad y estabilidad. Galeano ganó su partido por goleada y como a él más le gusta, jugando bien. 
Gracias por todo Eduardo.